Aviso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí: Política de Cookies.

¡Aceptar!

Recuperar contraseña ¿Ha olvidado su contraseña? No se preocupe, nosotros podemos ayudarle

Platos de ducha de cerámica–porcelana


Filtros:


Hemos encontrado 28 productos

Ordenar por: Precio

Envío express
Envío express
Envío express
196,02€ IVA incluido

261,36

-25%


Envío express
Envío express
Envío express
Envío express
Envío express
Envío express
108,65€ IVA incluido

120,72

-10%


Envío express
Envío express
Envío express
Envío express
Envío express
Envío express
Envío express
  • «
  • 1 (current)
  • 2

Platos de ducha cerámicos 

Los platos de ducha cerámicos son los más clásicos y de color blanco brillante, los que todavía abundan en miles de hogares. Fabricados en cerámica o porcelana, de manera artesanal o industrial, su principal baza es su característico brillo y su facilidad de limpieza.

Los platos de ducha cerámicos son baratos, pero cada día hay menos opciones en cuanto a medidas y su acabado siempre es el mismo. No obstante, al ser muy higiénicos, sencillos de mantener y resistentes (como ningún otro material) a productos de limpieza agresivos, son los favoritos en ambientes sanitarios (como hospitales o residencias de ancianos).

Ventajas y desventajas de un plato de ducha cerámico

Puedes encontrar en nuestra web algunos modelos de platos de ducha de cerámica o porcelana firmados por la prestigiosa marca Roca de forma cuadrada o rectangular. Las dimensiones son estándar y son platos de ducha más altos que los modernos.

Aparte de las ventajas en cuanto a higiene y limpieza, así como precio, un plato de ducha de porcelana o cerámica te aportará:

  • Mayor amplitud visual en la estancia por su brillo y color blanco.
  • Mayor sensación de luminosidad e higiene en el baño, por el mismo motivo.
  • Un plato de diseño anodino pero para toda la vida.
  • Un plato anti-caídas ya que siempre lleva un dibujo en relieve para evitar los resbalones.
  • Un plato genial para cuando se quita una bañera y se coloca una ducha. Los platos de ducha cerámicos son los mejores para realizar esta obra al colocarse directamente sobre el suelo.

Un plato de ducha porcelana, un clásico imperturbable

Los platos de ducha de porcelana, así como los lavabos, bidés o inodoros de este mismo material se fabricaban a partir de una mezcla de caolín, cuarzo y feldespato. Al final se le daba un aspecto vitrificado como punto culminante del proceso. Así se conseguía el flamante brillo que los hacía tan deseables para decorar el baño. Su aspecto podía ser deslumbrante con una limpieza frecuente.

Ahora bien, las pegas de los platos de ducha cerámicos, donde radica su lenta extinción de los hogares, serían:

  • Son más frágiles ante impactos fuertes que los de solid surface o resinas.
  • Son mucho más fríos al tacto (igual que los de piedra natural).
  • Son platos más pesados que los modernos de resinas. La instalación es más penosa.
  • Son platos de ducha más altos y, por lo tanto, menos accesibles para personas mayores o con movilidad reducida.
  • Son platos que no se pueden realizar a medida y tampoco se pueden reparar en caso de fractura.

Platos de ducha de cerámica

Los platos de ducha de cerámica o porcelana son los más clásicos y tradicionales, los que estamos más acostumbrados a ver en los baños de uso doméstico. Su principal característica es ese acabado blanco tan brillante que suele transmitir higiene y transparencia. Esto, además de su económico precio, es lo que les ha hecho tan populares.

En Decorabaño tenemos pocos platos de ducha modernos fabricados en cerámica, pero lo que sí son todos estos platos de ducha es baratos y de la famosa marca Roca. Echa un vistazo a sus características y dimensiones, porque si estás a punto de decorar un baño pequeño o en el que no quieras gastar mucho dinero, puede que te interese conocerlos bien.

Si vas a cambiar una bañera por un plato de ducha, los platos de ducha de porcelana, más altos que los de nueva generación, son los más recomendables ya que van colocados directamente sobre el suelo.

El material con el que están fabricados este tipo de platos de ducha cerámicos es una mezcla de caolín, cuarzo y feldespato al que se da después un aspecto vitrificado para darles mayor brillo. Así, cuando están limpios, relucen y dan sensación de amplitud visual, luminosidad y limpieza total. Eso sí, para lucir bonitos, exigen un mantenimiento más frecuente que los platos de ducha de resina o solid surface.

 

 Ventajas de los platos de ducha cerámicos

-Gran resistencia al rayado y buena durabilidad.

-Resistente a productos de limpieza químicos fuertes o abrasivos.

-Higiénicos, con alta resistencia a bacterias y hongos.

-Los platos de ducha más baratos del mercado.

-De formas y tamaños estándar (en nuestra tienda los tenemos cuadrados y rectangulares).

 

Inconvenientes de los platos de ducha cerámicos

-Mayor fragilidad ante golpes fuertes.

-De tacto más frío que otros materiales nuevos.

-Pesados y altos, lo que los convierte en menos accesibles para personas con edad avanzada o diversidad funcional.

-Necesitan una limpieza y mantenimiento frecuente para lucir bonitos.

-No se pueden fabricar a medida.

-No se pueden reparar si se deterioran.

logo whatsapp