Aviso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí: Política de Cookies.

¡Aceptar!

Recuperar contraseña ¿Ha olvidado su contraseña? No se preocupe, nosotros podemos ayudarle

Platos de ducha acrílicos


Filtros:


Hemos encontrado 2 productos

Ordenar por: Precio

Plato de ducha acrílico

En caso de buscar un plato de ducha económico, pero práctico, una buena opción es adquirir un plato de ducha acrílico o bien uno de porcelana. Estos son los materiales más baratos, junto a los de platos de resina

Un plato de ducha acrílico es más atípico que uno cerámico, pero guarda con este una similar relación calidad-precio. 

Normalmente solo se encuentran en color blanco, por lo que dará un toque aséptico y minimalista a cualquier aseo o cuarto de baño. 

El acrílico es un material resistente a golpes y un poco más sensible a productos de limpieza abrasivos que la porcelana. Podrás limpiar fácilmente un plato de ducha acrílico con un poco de agua y un jabón o detergente suave, pero procura no usar productos más agresivos. 

Otras similitudes con los platos de ducha cerámicos es que también son más gruesos y altos, por lo tanto, menos accesibles para personas mayores o con movilidad reducida. ¡Tenlo en cuenta antes de elegir plato de ducha!

Hay marcas que comercializan platos de ducha acrílicos de buena calidad como por ejemplo Unisan. Ofrecen un amplio rango de medidas, para platos de ducha cuadrados o rectangulares. Casi siempre por menos de 150 euros. En general, todos los platos de ducha de la marca Unisan son muy económicos. ¡Échales un buen vistazo si tienes un presupuesto ajustado!

Platos de ducha acrílicos antideslizantes

Un plato de ducha acrílico suele tener una textura en relieve para aportar más agarre. Igual que los cerámicos, los platos de ducha acrílicos antideslizantes lo son por el dibujo que llevan, no tanto por su tipo de textura o acabado. 

El acrílico no es un material poroso como la piedra o algunas resinas con ciertos acabados. De ahí que el agarre se consiga con un dibujo en relieve más que con la capa superficial. Eso sí, esto tiene una ventaja en cuanto a limpieza: es más difícil que proliferen hongos y bacterias y será más fácil de mantener limpio.

No obstante sí son algo más antideslizantes que los de porcelana o cerámica, que son los que más resbalan.

Inicie sesión o registrate para guardar tu lista
Registrate para guardar tu lista