5 razones por las que comprar mamparas con antical merece la pena

Apuesta por mamparas fáciles de limpiar

2018-03-27

Destacados, Guías de compra,

Mampara de ducha antical

Existe un tipo de mampara de baño que agrada y satisface a todo el mundo: enemigos de los gérmenes, amantes del diseño, perezosos para las tareas domésticas, enamorados de la transparencia que ofrece el vidrio, soñadores en busca del baño perfecto… Para todos ellos hay un tipo de mampara de baño que sin duda alcanzará sus expectativas: las mamparas con antical de serie.

Hoy en día son muchos los fabricantes que producen mamparas de ducha o bañera con un tratamiento antical a precios económicos. Tener una mampara de baño con sistema antical ya no es un lujo y está al alcance de cualquiera. Este tratamiento antical hace que limpiar la mampara sea un juego de niños, lo que sin duda seduce a todos por igual.

¿Quieres saber por qué merece la pena? Aquí tienes 5 razones que te llevarán a decantarte sin dudarlo por las mamparas con antical:

1. Mamparas más bonitas

Las mamparas de baño de vidrio templado se han extendido con los años por su resistente, durabilidad y elegancia. Una mampara de cristal siempre será más bonita y ofrecerá más esplendor a cualquier cuarto de baño, sea pequeño o grande. Si eliges una mampara de ducha con antical de serie tendrás un conjunto más bello, limpio y transparente siempre.

2. Facilidad de limpieza

Los sistemas antical, que pueden ser de serie o aplicarse posteriormente a la fabricación de las mamparas, consisten en un tratamiento a base de un polímero fluorado que se aplica a la superficie del vidrio (la cara interna de la mampara) y que reacciona obstruyendo los poros del cristal a nivel microscópico. Esta fina película repelerá el agua y hará que las gotas se deslicen hasta el plato de ducha o la bañera, impidiendo así la incrustación de cal o suciedad. El agua arrastra también restos de jabón, aceites o grasa evitando que se afeen los cristales de forma prematura. Por ello, las mamparas con antical son siempre más fáciles y rápidas de limpiar, ya que con unas pocas pasadas quedarán como nuevas. Además, no exigen un mantenimiento tan frecuente como las que no llevan antical de serie. Así que si buscas comodidad y eres algo perezoso con la limpieza del baño, elige este tipo de mamparas.

3. Adiós a los gérmenes

Por todo lo explicado anteriormente, un cristal antical ofrecerá siempre garantía de una mampara higiénica, libre de gérmenes durante mucho más tiempo. Esto no quiere decir que no vayas a tener que limpiar la mampara, pero con un sistema antical te será más fácil dejarla como nueva en un santiamén. Únicamente necesitas un trapo ligeramente humedecido y un jabón neutro para conseguir cristales impecables. Eso sí, procura no utilizar productos abrasivos porque podrían dañar el sistema antical y mermar su efectividad.

4. Mayor durabilidad

Las mamparas de baño de antes se afeaban mucho con el tiempo y con el paso de los años había que sustituirlas por otras nuevas. Fueran mamparas de cristal o acrílicas, perdían lustre y sus hojas se afeaban notablemente por los efectos de la cal y la suciedad incrustada, incluso tras un mantenimiento constante por parte de los usuarios. El tratamiento antical que se aplica hoy ha alargado considerablemente la vida útil de estos productos, augurando mamparas de baño mucho más longevas. Según los principales fabricantes del sector, esta tecnología permite que el sistema antical tenga máxima eficacia durante los primeros 10 años.

5. Transparencia y espaciosidad en el baño

Otra ventaja innegable del tratamiento antical en mamparas es que gozar de cristales más limpios, redunda en una mayor transparencia en el baño, lo que a su vez potencia la sensación de amplitud visual en la estancia. De esta manera, si el cuarto de baño donde se instala la mampara de bañera o de ducha con sistema antical es de tamaño reducido, el espacio siempre parecerá más grande, porque el conjunto intensificará la luminosidad e irradiará mayor transparencia.