Aviso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí: Política de Cookies.

¡Aceptar!

Recuperar contraseña ¿Ha olvidado su contraseña? No se preocupe, nosotros podemos ayudarle

Soportes para secador y plancha


Filtros:


Hemos encontrado 3 productos

Ordenar por: Precio

Envío express
Envío express

Soportes de plancha y secador

¿No tienes un lugar adecuado para guardar tu secador de pelo? A veces, si contamos con un baño pequeño, tenemos que guardar el secador, la plancha o las tenacillas fuera del cuarto del baño. 

Si te gustaría tener más a mano el secador del cabello (o la plancha) y no tener que ir a buscarlo cada vez que vayas a usarlo, hay una solución genial.

Se trata del soporte para el secador de pelo, un accesorio de baño que también lo hay para sujetar la plancha o las tenacillas para rizar el cabello. 

Hay muebles de baño de ciertas marcas, como los de Royo Group, que tienen un diseño de soporte para secador y plancha que complementa de forma práctica el mueble del lavabo. 

Estas piezas, Royo las ofrece como extras muy interesantes al comprar sus muebles de baño modenros, a juego con el acabado del mueble. Por ejemplo, los hay en latón negro mate, muy a la moda. 

En nuestra web puedes comprar tu soporte de secador aparte también, por unos 26 euros. El soporte para la plancha de pelo de Royo Group es algo más caro: 44,65 euros. 

Estas piezas están fabricadas en latón de acabado negro mate. Se colocan en un lateral del mueble del lavabo y resultan muy funcionales. 

También tenemos un modelo de soporte para secador de pelo de instalación atornillada o adhesiva para colocar en la pared próxima al tocador. 

Este en concreto, de Manillons Torrent, está hecho en zamak cromado brillante y tiene 11 cm de diámetro. ¡Ideal!

Estos accesorios de baño tan funcionales se entregan rápido, en 3, 4 o 5 días máximo, y tienen una garantía media de dos años.