Grifos de ducha empotrados

Los grifos de ducha empotrados ayudan a sacar más partido a los espacios de ducha pequeños. Muévete cómodamente y optimiza tu cabina de ducha con nuestros preciosos y modernos grifos de ducha empotrados a la pared. Tanto conjuntos como columnas de ducha pueden ir empotrados por cuestiones de minimalismo estético o confort 

📦 Con Envío GRATIS y Garantía de devolución | ⭐ +1000 opiniones verificadas | 💰 Posibilidad de financiación | 💡 Asesoramiento ONLINE inmediato y GRATUITO

Te ayudamos a encontrar rápidamente tu Grifos de ducha

Grifo de ducha empotrado

Un grifo de ducha empotrado es una grifería mural, cuyas tuberías discurren por detrás de la pared. Este tipo de grifos de ducha son bien monomando o termostático (con dos llaves, una para regular el caudal y otra para la temperatura). 

Antes de elegir un grifo de ducha empotrado hay que asegurarse de que la instalación de las tuberías y las tomas de agua es óptima. 

Los grifos de ducha empotrados prescinden de las clásicas barras de las columnas de ducha. El rociador también sale de la pared y la zona de ducha parecerá más amplia y despejada. 

Eso sí, si algún día deseas cambiar la grifería, será más costoso hacerlo si es de tipo mural. 

Seguridad y consumo en el baño

Hoy en día la tecnología ha permitido que las griferías de baño ahorren mucho en el consumo de agua y energía. Un grifo de ducha empotrado bien elegido será estético, pero también funcional. Procura que tenga:  

  • Un cartucho termostático de buena calidad, ya que, la grifería alcanzará antes la temperatura óptima o a tu gusto y por tanto ahorrarás agua. 
  • Una posición de agua fría en el centro en grifos monomando. Así, aunque tengas la llave en posición central, solo gastarás agua fría, no caliente. 
  • Limitador de caudal: si tu grifo de ducha empotrado tiene un tope para la cantidad de agua expulsada, ahorrarás muchísimo en tu factura. 
  • Alcachofa de acero: si el rociador está hecho del material más resistente a la corrosión, tu grifo de ducha empotrado te durará muchos años impoluto.

En cuanto a la seguridad en el baño, también será conveniente que, si tienes niños, tu nuevo grifo de ducha empotrado tenga:

  • Grifo con cuerpo frío: Previene de quemaduras ya que, aunque el agua salga muy caliente, el cuerpo del grifo de ducha no se calienta. 
  • Tope de 38 grados: En esta temperatura el agua ya está suficientemente caliente, pero sin llegar quemar. En baños usados por niños, es buena idea elegir griferías con bloqueo de seguridad en 38 grados para prevenir accidentes. 
Update cookies preferences